Las pestañas y cejas, como el cabello, tienden a debilitarse hasta producir una caída que puede llegar a preocuparnos. Las causas suelen ser deficiencias nutricionales, especialmente de vitaminas A, B, C y E y proteínas, por un uso excesivo de maquillaje o por estrés. Además, en el caso de las mujeres, el pelo tiende a sufrir los cambios hormonales que influyen en la perdida de cabello.

Si los ojos son el espejo del alma, la mirada es su punto de entrada. Afortunadamente, existen muchas maneras de potenciar nuestra mirada. Puedes usar maquillaje, acentuando que acentúe tu color de ojos y la estructura ósea de las cejas, aplicando un poco de iluminador o sombra de ojos más clarita justo debajo del arco y aplicando máscara de pestañas que realce el volumen y aporte densidad.
También puedes realzar tu mirada de manera semi permanente con tratamientos estéticos que se centran en las pestañas y las cejas para añadir profundidad e intensidad a nuestro rostro y enmarcarlo de manera natural.